EL APRENDIZ DE LA SEXTA, CAPÍTULO 2

En el segundo capítulo de El Aprendiz los concursantes tenían que hacerse cargo de un bar, caracterizarlo según una temática que eligieran y preparar un menú para una noche, de forma que debían atraer la clientela, hacer ellos mismos la comida, vestirse en función del tema seleccionado, etc.

Eligieron por unanimidad nuevos líderes en ambos equipos y comenzaron los trabajos. En el capítulo de hoy sí que se ha informado del presupuesto, 800 € para cada equipo.

El equipo de las chicas ha trabajado sin grandes problemas internos, aunque la nueva líder ha acabado acusada de autoritaria. Han ganado, (con pérdidas de unos 300 €) y han hecho un viaje en globo como premio.

Ha tenido mucho más interés el trabajo del equipo masculino. En concreto, se ha permitido a uno de los concursantes un error desde mi punto de vista muy grave, una segunda oportunidad que no se permitió al expulsado el anterior programa.

Este concursante (que no era el lider) se ha distinguido por una absoluta falta de colaboración, ha procedido al torpedeo sistemático del trabajo en equipo, esencial en el concurso, ha propuesto por su cuenta acciones que no se ajustaban a las reglas del juego y las ha intentado imponer al lider, es decir, sabotaje puro y duro y al final ha resultado asombrosamente recompensado.

Se puede admitir que el lider no se comportó como tal, que quizás debería haber acallado al concursante que se negaba a cooperar, que se vio apocado. Esas razones pueden ser suficientes para echar al líder, que comete además el error de delegar en el concursante díscolo la dirección de una de las actividades del grupo, desde donde sigue atacándolo.

El concursante que se negó a cooperar se llevó una bronca (“si sigue usted así va a durar poco aquí”) y también un premio, al seguir en el programa. Inadmisible.

¿Darwinismo empresarial? ¿Se puede conceder a un saboteador una segunda oportunidad?. ¿Cómo es posible que siga diciendo que es el mejor, que lo ha hecho impecable y que gracias a él se ha perdido menos? ¿Este señor puede realmente ganar el concurso?

Una vez más hay que tener en cuenta el efecto show; como ocurrió con el anterior capítulo, en que se decidió mantener una situación tensa, en este hay que admitir que el concursante que se cree mejor que cualquiera de los demás y además lo dice, que incluso se atreve a insultar a un líder, da mucho más juego dentro que fuera.

No sé muy bien qué pensar, en el anterior capítulo, el concursante responsable de la venta ambulante que generó pérdidas estaba convencido de que era el mejor y lo decía, como se dice vulgarmente “iba sobrado”, en este capítulo ni siquiera se ha notado su presencia. En el siguiente capítulo, ¿cambiará el comportamiento impresentable del saboteador? En el caso de cambiar ¿es suficiente para olvidar este comportamiento? No creo que sea posible.

Más preguntas, porque todo esto parece un poco surrealista. ¿Los guiones están preparados?¿Es razonable un comportamiento como el que ha mostrado el Sr. Benjamín delante de las cámaras?¿No afectan demasiado las cámaras al desarrollo del concurso? ¿Tiene sentido opinar seriamente sobre todo esto si los concursantes siguen un guión prefijado?

Esperaremos al próximo capítulo.

About these ads
Acerca de

Director de proyectos en instalaciones industriales, oil&gas, liderazgo de equipos de trabajo. SAP.

Etiquetado con: ,
Publicado en gestión empresarial, marketing

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: